Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Psicoespiritualidad

Vive de cara a Dios

Psicoespiritualidad Entrevista con Charo Valencia, Colombia ​

Acompañamiento Psicoespiritual Cara a Cara en EWTN TV​

¿Qué es la Psicoespiritualidad?

Mariluz Cano García y Helmer Quintero Núñez (2018) de la Corporación Universitaria Americana de Barranquilla en Colombia, mencionaron que “desde los años sesenta del siglo XX se ha presentado un creciente interés por el fenómeno religioso abordado desde la psicología. Este interés se ha desarrollado especialmente en Norte América y Europa, pues la literatura de estas regiones está constituida por una gran cantidad de artículos académicos y libros resultados de la investigación. Además, en las academias de estos lugares se desarrollan cursos y especialidades relativas a la psicología de la religión” (p.99)

En el mismo sentido los autores afirman que en Latinoamérica ha sido el caso contrario dado que no hay sino esfuerzos insipientes que esbozan estudios de psicología de la religión, y el trámite del tema es casi extraño para las academias (Cano, M. & Quintero, H. (2018). Psicología de la religión: reconocimiento teórico y panorama investigativo. Pensamiento Americano, 11(22), 97-108.

De igual forma otra, investigaciones llevadas a cabo a través de la perspectiva de la Psicología de la Religión en la Ciencia se ha resaltado la necesidad de capacitar a profesionales de la salud mental en el Factor Religioso y Espiritual llamado «Factor RS» así como de brindar acompañamiento psicoespiritual a los creyentes de religiones monoteístas y politeístas.

En este caso, desde Psicología Católica Integral; Mercedes Vallenilla habla de la necesidad de los católicos de ser acompañados desde su sistema de creencias cristianas en la sanación de sus heridas emocionales guiado por profesionales capacitados para ello. Esta propuesta se fundamenta en una concepción ontológica de la persona desde el Humanismo Integral que concibe a la persona en unidad de mente, cuerpo y alma.

Esta propuesta de Acompañamiento Psicológico y Espiritual dirigida a los católicos del mundo de forma virtual integrando el Factor Religioso y Espiritual (Factor R/S), Mercedes la lanzó en el 2010 con la palabra “psicoespiritual” uniendo de esta manera a la psicología humanista con la espiritualidad cristiana.

Según la Sociedad de la Psicología de la Religión como división de la Asociación Americana de Psicología (APA) se menciona en el Artículo I de sus estatutos, que se debe de brindar información a los profesionales de la salud mental para que se divulgue la información, la teoría y la práctica de la psicología de la religión y la espiritualidad facilitando de esta manera la divulgación de este conocimiento recabado.

Es por ello que Psicología Católica Integral ha existido para divulgar todas esta información de forma virtual dirigida por Mercedes Vallenilla, rigiéndose así por las recomendaciones de la APA en su división 36 por medio de la Sociedad de la Psicología de la Religión.

Para ir más allá, desde el 2020 se está preparando la trasmisión de todo el conocimiento que ha generado y concentrado en un Modelo de Acompañamiento Psicoespiritual -por más de una década- para poder en un futuro cercano capacitar a psicólogos católicos de forma virtual a través de una Escuela de Psicólogos Católicos llamada Psicath.

Los creyentes católicos necesitan ser acompañados desde su sistema de creencias cristianas. Al hacerlo, se sienten comprendidos en lo más sagrado para ellos: su fe. Al considerar la dimensión espiritual en los procesos de acompañamiento, el paciente se siente en un lugar seguro al no estar cuestionadas sus creencias sino todo lo contrario. He ahí la importancia de la Psicoespiritualidad.

Al considerar la dimensión espiritual en los procesos de acompañamiento, el paciente se siente en un lugar seguro al no estar cuestionadas sus creencias sino todo lo contrario; al considerarlas las mismas se convierten en una potencia que no solo permite dar paso a que la gracia de Dios sane sus heridas emocionales, sino que los resortes espirituales se activan haciendo que la esencia del ser emerja de una manera inimaginable.

He visto resucitar a Lázaro. La ciencia de la psicología tiene la bondad de permitir que tomemos de ella lo que embona con dichas creencias cristianas. Los avances de la neurociencia nos permiten además incorporar herramientas terapéuticas eficaces desde la comprensión de la base biológica de los procesos emocionales. El resultado no es solo eficaz, sino muy palpable en la vida de muchas personas sin importar la edad y sin importar el origen de sus padecimientos.

Son muchas las personas que han sido expuestas a este acompañamiento psicoespiritual de forma virtual alrededor del mundo. He tenido el privilegio de acompañarlos siendo un vehículo de la gracia de Dios que se transmite cita tras cita, teniendo una clara conciencia de que ambos, pastores y ovejas somos solo criaturas de Dios y que la redención es posible en un alma que con humildad pide ayuda.

Los países donde radicaban estos pacientes han sido de todos los continentes. De allí nadie hasta la fecha me ha pedido ayuda. De resto, he atendido a pacientes que han vivido en todos los continentes en infinidad de países; esto, gracias a que por la globalización la movilidad ha sido un aspecto que ha caracterizado esta década. Cuando un paciente cambia de residencia o se va de vacaciones, su proceso de acompañamiento se va con el mismo, sin que quede interrumpido por ello.

En México que es el país donde radicó he atendido de casi todos los estados como son Aguascalientes, Ciudad de México, Chihuahua, Hermosillo, Jalapa, Saltillo, Tuxtla Gutiérrez, León, Toluca, Querétaro, Guadalajara, Mérida, Monterrey, Chihuahua, Puebla, San Luis Potosí y Orizaba.

En otros países he atendido pacientes que radicaban en Argentina (Buenos Aires), Alemania (Dusseldorf, Frankfurt), Brasil (Sao Paolo), Canadá(Alberta y Victoria), Chile (Santiago), Colombia (Battanquilla, Bogotá, Cali, Cota, Manizales, Medellín y Pereira), Estados Unidos (Atlanta, California, Carolina del Norte, Chicago, Dallas, Houston, Idaho. Sacramento, Maryland, Miami, Boston, Rhode Island, New York, Virginia, Washington) El Salvador (San Salvador), Venezuela (Caracas, Barquisimeto, Mérida), España (Madrid, Barcelona, Valencia), Italia (Roma, Palermo), Irlanda, Jerusalén, Nicaragua, Perú (Lima), Polonia, Suiza, Luxemburgo, África, entre otros.

Estas son sus historias. Historias que cada uno de ellos ha decidido compartir para brindar luz, consuelo y esperanza a aquel que lo lea para que no se rinda en su deseo de que la gracia de Dios sane sus heridas emocionales.

Hoy agradezco a Dios la vida de cada uno de ellos. Sus historias han animado mi fe y me sostienen en los dolores que a diario vivo en este cuerpo enfermo. Yo también he sido al igual que ellos testigo de la misericordia de Dios que no se ha dejado ganar en generosidad.

Gracias a cada uno de ellos por la confianza que han depositado en mí, para ser la pastora que los guiará a pastos seguros. Cada uno de ellos, representa a “la oveja perdida” pero una vez rescatada se han convertido en testigos de que la resurrección es posible siempre y cuando nosotros sus pastores comprendamos con humildad que estamos llamados a ser el rostro humano de la misericordia divina.

Psicoespiritualidad Entrevista con Charo Valencia, Colombia ​

Acompañamiento Psicoespiritual Cara a Cara en EWTN TV

Después de llevar más de cuatro años en terapia con dos psicólogos distintos, pensé que ya no podría encontrar nuevas soluciones para los “problemas” que tenía o las cosas que “me atoraban” en el día a día. No venía nuevos avances y estaba estancada. En medio de la ...

El señor es mi pastor nada me faltará… El buen pastor me ha acompañado toda mi vida, pero después de la terapia psicoespiritual que he recibido con Merce, la imagen se queda real, en mi día a día, constantemente, tanto en mis verdes praderas como en mis cañadas ...

Hola mi nombre es Ernesto. Tengo 25 años y soy de Guadalajara, México. Llegue a terapia sin darme cuenta de la necesidad inmensa y urgente que tenía de recibir ayuda psicológica. Al inicio fue complicado por la cantidad de barreras que tenía mentalmente. Pero poco a poco resultó ...

La ayuda de Merce, llegó en el momento adecuando, de acuerdo a los tiempos de Dios. A través de las sesiones con la guía de Merce, fui sanando, balanceando mis emociones con mi pensamiento, conectando con mi espiritualidad. Hoy ya de alta, sé que aún hay mucho trabajo ...

Estuve años en un noviazgo que tuvo altas y bajas muy marcadas, poco a poco me di cuenta cómo cada vez me hacían una persona más insegura y codependiente. Durante el noviazgo, descuidé amigos, familia y sobre todo mi salud mental. Este camino lo había tomado por decisión ...

Aprendí que tengo valor por ser quien soy, no por lo que hago o dejo de hacer. Aprendí a ver lo positivo y a vivir de una manera más plena y feliz con lo que tengo HOY. GRACIAS MER. Te quiero.

...

Hola, mi nombre es Sandra. Tengo 27 años. Fui diagnosticada con ansiedad médicamente. Un matrimonio me habló y recomendó a Mercedes Vallenilla. Haber contactado a Merce fue lo mejor que pude haber hecho.  La Sandra acelerada y grosera con ansiedad quedó atrás. He aprendido a vivir desacelerada en ...

Agradezco a Dios por permitirme conocer a Merce, quien me acompaño durante un año y 4 meses, después de este tiempo puedo decir que no fue fácil, pero la lucha valió la pena. Soy una mujer nueva, el Señor ha sido misericordioso. Lo pude sentir tantas veces a ...

Tras realizar varios intentos para tener una carrera, finalmente logré graduarme profesionalmente. Siempre he querido independizarme, no depender de mis padres, tomar mis propias decisiones, hacer cosas con mis propias manos. Entonces tomé una decisión radical, en mi razonamiento, sentía que la mejor manera de emanciparme era alejarme ...

Llegué con Merce providencialmente por recomendación de una amiga de la cual pude ver el gran cambio después de su proceso. Estaba en un momento de mi vida que aunque tenía todo, me sentía frustrada y no sabía qué quería o porque sentía esto, tenía peleas absurdas con ...