Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Uno de los regalos más grandes que Dios pudo haber otorgado al hombre, fue la libertad. Esta facultad va más allá de elegir aquellas acciones o actos que queremos realizar durante nuestra vida, porque considero que éstas tienen un sentido mucho más trascendental que el de una mera decisión. Todo aquello que hagamos o dejemos de hacer en nuestra vida, tiene algún tipo de consecuencia, buena o mala y justamente son estas decisiones las cuales nos definen como personas.

Tristemente, nuestra libertad muchas veces se puede ver truncada por distintos factores, pero ciertamente esto no fue el plan original de Dios para el hombre. Creo que los mismos hombres hemos sido los que hemos limitado nuestra propia libertad y la de los demás.

Muchas veces observo a mi alrededor y veo a hombres que no son libres, incluyéndome a mí ¿Cuántas cosas no existen en este mundo que nos atan a ella y no nos permiten ser libres? y con esto quiero hacer hincapié en nuestra “libertad como capacidad de negación” Es decir, aprender a decir que no a aquello que no vaya con nuestra conciencia, que no sea coherente con nuestra manera de pensar esté o no de moda.

He escuchado a algunas personas que dicen que su decisión de fumar droga es un acto totalmente libre porque esa es su libertad de elección. Sin embargo, ¿cuándo una adicción se ha convertido en un acto de libertad? Mientras más lo hacen y más fuman, menos libres son, porque cuanto más lo hacen, terminan sintiendo esa necesidad de fumar cada vez más, entonces sienten el vacío de no saciarse porque saben que no son libres, cuando se dan cuenta ya se han convertido en esclavos de aquella adicción porque nunca fueron lo suficientemente libres para decir un «no a la sociedad o a sí mismos». Mientras más adictos son, más esclavos se convierten, porque se atan de manera irremediable a un vicio del cual no serán luego capaces de prescindir. Esto no es un acto de libertad.

Creo que para poder ejercer una “libertad como capacidad de negación” debe haber una voluntad bien formada, pero ¿cómo formar la voluntad correctamente?. Considero que poder formar nuestra voluntad, es necesario realizar ciertos actos lícitos los cuales nos cuesten personalmente o viviendo algunas de las virtudes. En fin, creo eso compete a cada persona; sin embargo, sí creo que para poder formar la voluntad, antes debe existir una conciencia bien formada, una conciencia verdadera.

La conciencia no es solo aquella facultad intrínseca a todos los hombres que nos ayuda a diferenciar el bien del mal, es también parte de aquel eco originario, cuando Dios creo a los primeros hombres. Nuestra conciencia es una brújula que nos permite saber y diferenciar cuando estamos amando a una persona, o simplemente la estamos utilizando por ejemplo.

Si los hombres no nos damos cuenta que nuestra conciencia debe estar orientada a ese fin, entonces ¿cómo podremos formar una voluntad verdadera, si nuestra voluntad no se formó con el fin último del hombre, aquella vocación a la cual estamos llamados todos los hombres a vivir, sin excepción alguna? ¿Cómo podremos ejercer nuestros actos de libertad, si en nuestros mismos actos no existe el Amor como Dios lo pensó?

Es cierto que muchos de los jóvenes de hoy en día no quieren escuchar nada de Dios y ciertamente existen muchos jóvenes que no quieren a la iglesia católica. Sin embargo, pienso que de todas las religiones existentes en el mundo la católica habla de amor, como una afirmación mutua entre dos personas donde una persona se entrega libre y totalmente a la otra con el único fin de ser «don», hacer feliz al otro y viceversa.

En conclusión, para que exista una libertad verdadera, debe existir una voluntad íntegra y antes de eso, una conciencia bien formada. Todo esto debe estar orientado hacia el amor, porque si no lo está, nuestros actos solamente serán egoístas y el egoísmo es la raíz de todo lo malo que existe en el mundo, todos los actos no éticos, derivan de él.

Muchas veces, estos actos de aparente libertad, son en realidad actos donde se expresan un profundo vacío interior. Si eres uno de ellos, busca ayuda para que no vivas toda tu vida como un esclavo creyendo que eres un ser libre.

Autor: Laureano José Gutiérrez Vallenilla
22 años

Picture of Dra. Mercedes Vallenilla

Dra. Mercedes Vallenilla

Psicóloga católica con especialidad en psicología social. Maestra en Matrimonio y Familia. Doctora en Educación, con estudios de postdoctorado en Psicología. Autora de cuatro libros sobre psicoespiritualidad. Pionera en Psicología Virtual con 30*+ años de experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.