Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Testimonio de Sofía

24
🇲🇽 México

Hace unos meses me dio de alta Mercedes Vallenilla. Hoy puedo decir que prácticamente todo lo que soy, todo lo que tengo, todo lo que he logrado y todo lo que sueño ha sido gracias a su ayuda, a su guía y a su acompañamiento en el enorme trabajo personal que he hecho.

Soy una joven mexicana. Inicié mi tratamiento con Mercedes cuando recién cumplía 24. Antes de conocerla y por diferentes circunstancias de mi vida personal y familiar me encontraba deprimida: no le encontraba sentido a nada; estaba sumergida en relaciones tóxicas y codependientes severas; no tenía libertad de acción ni de pensamiento; no sabía quién era ni lo que quería hacer realmente con mi vida; no tomaba mis propias decisiones y vivía en un constante estado de angustia, ansiedad, silencio y frustración.

Pero gracias a Dios llegué con Mercedes. Podría resumir cada una de las citas que tuve como una bendición y un regalo de Dios: la manera que tiene de ver más allá de lo que le cuentas con palabras, de conocer el corazón humano y de entender sus heridas hace que desde la primera cita sientas una esperanza firme y una paz profunda de que estás en las manos correctas. 

En cada una de las citas encontré una escucha activa de su parte. Sus explicaciones, consejos y propuestas de trabajo siempre me hacían demasiado sentido y me permitían aplicar cambios reales en mi pensamiento cotidiano y en mis relaciones. Esto trajo mucho esfuerzo y dolor pero con paciencia y constancia empecé a tener un cambio radical positivo. Siempre me habló con franqueza, firmeza, con muchísimo amor y verdad.

Hoy soy otra persona. Bueno, en realidad soy la persona que siempre había sido pero que nunca me había permitido ser: una mujer alegre, risueña, elocuente, decidida, líder, trabajadora, comprometida y libre. Aprendí a poner límites, a valorarme, a tener un punto de vista y expresarlo con confianza. Entendí que Dios quiere nuestra felicidad y quiere que nos sepamos profundamente amados por Él. Hoy estoy enamorada de la vida, de la belleza y de Dios. Hoy sé con más claridad quién soy, qué necesito y qué anhelo. 

También soy consciente de que la vida no deja de tener dificultades y que es un camino con subidas y bajadas, así que uno de los tesoros más grandes que me llevó de las terapias con Mercedes son las muchas herramientas personales que aprendí. Con ellas puedo enfrentar y superar esas dificultades tan normales de la vida. Creo además que hoy tomo mis decisiones con paz, buscando un equilibrio real en mis pensamientos y poniendo en el justo lugar los sentimientos y las emociones.

Me gusta imaginar que es como si hubiera vivido durante mis primeros 24 años encerrada en una jaula, sin poder salir, sin conocer el mundo exterior y sin siquiera atreverme a pensar que tenía la capacidad de volar. Mercedes me ayudó a abrir la jaula; me platicó poco a poco del mundo exterior; me ayudó a extender mis alas y finalmente, con paciencia y amor, me fue guiando para dar mis primeros pasos hacia el exterior y poder volar.

Lo he dicho desde hace mucho tiempo y probablemente lo diga toda mi vida: entrar a terapia con Mercedes ha sido la mejor decisión que he tomado y la mejor inversión de tiempo y dinero que he hecho. No lo cambiaría por nada y le agradezco a Dios por su vida y su trabajo.  

Gracias Mercedes. Gracias por tu vocación de ayuda a los demás. Gracias por tu sí y por tu entrega. Gracias por escucharnos y ayudarnos a encontrar nuestra esencia. Eres un reflejo de la ternura del Padre y del amor del Espíritu Santo. Que Dios te bendiga siempre…

Otros testimonios

El haber conocido a Mercedes Vallenilla, fue un regalo que Dios me ha enviado y le estoy eternamente agradecida. En las circunstancias que yo me encontraba me hicieron buscar ayuda, fue gracias a unos amigos que conocí a Merce. Ella estaba dando una conferencia en una universidad en ...

Soy Jimena. Muchos años luché con mis sueños de dar lo mejor de mí, como lo hacemos muchos. También me encontré como muchos con obstáculos, con resistencias propias no queridas por mí, contrarias a mis ideales de dar lo mejor, actitudes que frenaban mis deseos de ayudar a ...

Había estado pasando por depresiones leves, pero constantes, en las que constantemente me encontraba desesperanzado y con mucho miedo.  También padecía de mínimo un ataque de pánico al día durante 4 meses, lo que me hacía sentirme sumamente exhausto todo el día.  De igual manera, había empezado a ...