Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Testimonio de Isabel

29
🇲🇽México

Soy Isabel, tuve la fortuna de nacer y crecer en un ambiente profundamente católico; desde pequeña he tenido la certeza que la mayor herencia que pude recibir de mis padres, es la fe cristiana.

A la edad de 29 años tuve la necesidad de comenzar un proceso de acompañamiento psicológico, sin embargo, cuando buscaba ayuda en este ámbito, me encontraba con dos extremos: psicólogos que no podían entender, integrar o incluso respetar mi fe cristiana; o acompañantes espirituales, que negando la eficacia de los medios psicológicos, me invitaban a abordar mis cuestiones personales desde la fe, espiritualizando toda mi problemática biológica y emocional, inclinándose a analizar más bien, el cumplimiento de mi piedad religiosa.

Cada proceso de acompañamiento espiritual o psicológico que comenzaba, quedaba truncado por no experimentar una unificación de las diferentes dimensiones de mi persona.

Viviendo en Hermosillo Sonora, tuve la fortuna de contactar a Mercedes, quien desde una perspectiva psicoespiritual pudo, no digo abordar mi problemática, sino acompañarme a mí como persona, y bajo la luz del Espíritu Santo ayudarme a sanar las heridas en esa etapa de mi vida. Los recursos con que cuenta una propuesta de psicología católica integral, me permitieron integrar dimensiones biológicas, emocionales, espirituales y afectivas, y con esa reestructuración personal pude no solo resolver una problemática concreta, sino aprender los procesos que me permiten a 4 años de haber concluido mi proceso, autogestionarme y realizarme de una manera independiente, madura y consciente de toda mi realidad humana.

Los 3 años que duró mi proceso cambié de ciudad en 3 ocasiones, la propuesta de acompañamiento virtual de Mercedes, me permitió continuar mi proceso y poder ser acompañada desde cualquier parte del país.

Atesoro como momentos de gracia muy importantes, cuando dentro del acompañamiento, incluíamos momentos para la oración o para la lectura de pasajes bíblicos o de frases de santos, que oportunamente me brindaron lo que yo necesitaba para fortalecerme en la búsqueda de mi verdad y mi sanación.

Mercedes hizo un trabajo, de “filigrana” en la parte médica, haciendo un trabajo en equipo con un neurólogo presente en la Ciudad de México, para descartar cualquier enfermedad y para poder monitorear de la mano de un experto, lo que yo necesité para una recuperación adecuada.

Hoy, volteo para atrás para agradecer y alabar a Dios, cuando por medio de la Psicología católica integral, pude conocerme mejor y sanar lo que necesitaba, para seguir cumpliendo el propósito divino al que Él me ha llamado.

Aquella problemática por la que comencé a hablar con Mercedes, fue solamente el pretexto para poder adentrarme en mí y unificar toda la mi persona a la luz del bien y la verdad.

Estoy convencida de que esta propuesta es urgente, pues respondería a la necesidad de personas creyentes, o no creyentes, a unificar las diferentes dimensiones de su persona y a vivir coherentemente, en un ambiente que invita muchas veces a la simulación, a la mentira y a la ambigüedad hasta de la propia identidad. Quien entiende que la persona es una unidad, no puede ya negar ninguna dimensión de su personalidad y necesita una sanación integral y trascendente.

Otros testimonios

El haber conocido a Mercedes Vallenilla, fue un regalo que Dios me ha enviado y le estoy eternamente agradecida. En las circunstancias que yo me encontraba me hicieron buscar ayuda, fue gracias a unos amigos que conocí a Merce. Ella estaba dando una conferencia en una universidad en ...

El señor es mi pastor nada me faltará… El buen pastor me ha acompañado toda mi vida, pero después de la terapia psicoespiritual que he recibido con Merce, la imagen se queda real, en mi día a día, constantemente, tanto en mis verdes praderas como en mis cañadas ...

Jugué softball muchos años en mi vida y es un deporte que disfrutaba muchísimo, sobre todo cuando lograba hacer un «home run» o dar un hit muy bueno. Cuando comencé hablar con Merce tenía 25 años. Aprendí tantas cosas que todavía tengo muy presentes. Una de esas es: ...