Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Testimonio de Ignacio

26
🇲🇽 México

Conocí a Merce porque mi novia comenzó a tomar terapia con ella y me sorprendían sus resultados después de cada sesión. A pesar de haber conocido a un par de psicólogos para tratar mis «problemas de carácter», no me convencían sus explicaciones y no veía cambios en mí.

Empecé mi terapia a los 26 años, y aunque lo tenía todo (a Dios, una novia increíble, una familia unida, salud, estabilidad económica y un gran trabajo y estudios), los pequeños contratiempos sacaban lo peor de mí. Fue entonces que Merce me hizo ver que la rigidez me impedía ver lo maravillosa que es la vida y me enseñó que no podemos controlar el mundo pero sí disfrutarlo.

Aprendí muchas cosas valiosas, pero tres me dejaron marcado:


1) no saques conclusiones apresuradas, trata de ver el panorama general,
2) no te vayas a los extremos: «todo», «nada», «nunca», «siempre»
3) a nadie le gusta un sabelotodo (mi novia y yo aún nos reímos cuando nos acordamos de esta frase de Merce).

Durante mi acompañamiento aprendí a conectar lo que siento y lo que pienso, a quitarme «el deber ser» de encima y a ser más paciente y cariñoso con la gente que me rodea. Hoy tengo 27 años y soy feliz, pues estoy casado con la mujer más bella de todas. Estoy seguro de que de no haber sido por este regalo de Dios llamado Mercedes Vallenilla, mi camino habría sido otro muy diferente.

Otros testimonios

Empecé mi acompañamiento con Mer justo al terminar una relación con una codependencia muy fuerte. Era una persona muy terca e inmadura que pensaba que solo por haber pasado por muchas cosas fuertes y distintas a las del resto ya había obtenido madurez. La realidad es que al ...

Hace unos meses me dio de alta Mercedes Vallenilla. Hoy puedo decir que prácticamente todo lo que soy, todo lo que tengo, todo lo que he logrado y todo lo que sueño ha sido gracias a su ayuda, a su guía y a su acompañamiento en el enorme ...

Para mí más que nada ha sido una nueva y mejorada etapa de mi vida. Previo a ello yo vivía una vida desconectada de mi mismo, no conectaba con lo que sentía, no aceptaba mis propias emociones ni las soltaba, como consecuencia me mantenía desconectado con mi interior.No ...