Psicología Católica Integral - Mercedes Vallenilla
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Testimonio de Ana

50
🇨🇴 Colombia

Decidí tomar terapia psicológica porque empecé a tener ataques de pánico y me sentía deprimida. En el pasado había hecho terapia pero siempre terminé acompañada de ansiolíticos sin lograr sentirme mejor. 

En medio de mi situación alguien cercano me sugirió considerar una terapia psicológica con una psicóloga católica. Allí empezó lo que sería la transformación de mi vida. Poder entender que ser una persona espiritual no te quita tus heridas profundas y que si no logras entenderlas para sanarlas, Dios no podrá derramar todas las gracias que tiene para ti. 

Llevo cerca de año y medio y por primera vez, sin tomar ningún medicamento, he logrado sentir bienestar y felicidad. Este proceso ha sido sanador  también para mí familia. Poder entender mis heridas, y comprender que con la ayuda adecuada, cada creencia errónea que fui desarrollando podía ser transformada, empezó a darme respuestas que nunca había logrado.

Tengo la certeza de que compartir mi Fe en Dios con mi terapeuta y saber que cada paso que dábamos era de la mano del Espíritu Santo quien obrando a través de ella, y de su gran compromiso, profesionalismo y experiencia, me ha ayudado a descubrir que Dios quiere que sea feliz. Me siento muy agradecida de tener la oportunidad de vivir este proceso a la luz de mi Fe y de la mano de Merce.

Otros testimonios

Soy Maria, tengo 34 años, vivo en el noreste de EU. Busqué terapia porque cuando me enfrentaba a tomar decisiones, me detenía a evaluar mis sentimientos y note que «no sentía nada». Esto me daba mucho miedo, evidentemente no estaba bien.  Estuve en un grupo de Renovación Carismática ...

Estuve envuelta en un accidente que marcó mi vida y por ello, se desconectó mi razón de las emociones y de los sentimientos por la muerte de una persona muy cercana a mí. Debido a las consecuencias que este accidente tuvo en mí, busqué una terapia que ofreciera ...

Soy Valentina, tengo 37 años, me casé a los 30 años con el hombre que pensé tener la mayoría de las cualidades que quería para quien fuera mi  esposo y el padre de mis hijos. Desde el noviazgo pude ver cosas que no me gustaban pero no les di ...