Historia

Avatar AnimadoEn el año de 1995, Mercedes Vallenilla se trasladó desde su país natal Venezuela junto con su esposo y su pequeño hijo de 2 años de edad a Manila, Filipinas para desempeñarse como misionera católica al servicio de la Iglesia después de sentir un llamado para ayudar a las personas a tener un encuentro personal con Cristo redentor.

Estando como misionera Católica en Manila, Filipinas fue diagnosticada súbitamente de una enfermedad incurable. A partir de allí, su vida cambio para siempre ya que pasó a ser una persona sana y deportista, a ser oficialmente una persona enferma con un diagnostico de 10 años de vida “útil”.

Mercedes paso por todas las etapas que a nivel psicológico se tiene que pasar. A nivel espiritual, experimentó una fuerte crisis de fe que la llevó a emprender un camino de búsqueda personal. Ser psicóloga y a la vez misionera, en ese momento no le sirvieron de mucho para poder encontrar respuestas al dolor que experimentaba: ¿ por qué yo?,  ¿ por qué a mi?, ¿ porque Dios permite una enfermedad si ha sido una buena persona?, ¿ por qué sufren los inocentes?, ¿ dónde está Dios en esta circunstancia de vida?

Después de 20 años de aquel diagnóstico, de 15 cirugías, múltiples síndromes, 4 veces con una alta probabilidad de morir e innumerables idas al hospital, Mercedes hace muchos años comparte a través de sus conferencias, escritos en su blog y de sus tres libros, lo que ha resultado de ese camino espiritual y psicológico basado en su experiencia de vida. Esa búsqueda personal que inició 20 años atrás cuando fue diagnosticada la ha llevado a afirmar hoy ante múltiples auditorios que su enfermedad “ha sido la gran bendición de su vida” y a agradecerle a Dios el haberle permitido experimentarla.

Después de haber tenido una carrera profesional plena y fructífera en el ámbito filantrópico y eclesial a pesar de las limitaciones que su enfermedad le impone, Mercedes ha fundado su despacho de Psicología Católica Integral, donde brinda “Acompañamiento Psicoespiritual Virtual” a las personas que lo deseen, por medio de las facilidades que el internet brinda hoy en día a través de un modelo que ha diseñado para ello.

Así mismo, brinda una gran variedad de cursos y conferencias donde comparte desde sus experiencias de vida, las herramientas psicológicas y espirituales necesarias para sobrellevar un dolor, cualquiera que este sea. Su deseo es ayudar a muchas personas a sobrellevar un sufrimiento de manera cristiana para que –al igual que ella- el dolor no les robe el amor.