A 500 Años de la Primera Misa

IMG_7187A los 500 años de la primera misa celebrada en tierra Mexicana en la Isla de Cozumel, me regreso con el corazón lleno de vivencias por lo que trasmite el modo en que el pueblo mexicano vive su fe desde hace 500 años hasta el día de hoy donde quiera que se encuentren. 

La prelatura de Cancún-Chetumal presidida por su Excelencia Monseñor Pedro Pablo Elizondo, ha organizado un congreso Eucarístico que contó con la presencia de algunos Obispos mexicanos, así como la del Sr. Nuncio Apostólico en México su Excelencia Franco Coppola en representación del Vaticano y de diferentes conferencistas que enriquecieron el congreso.

Los aspectos más relevantes del mismo estuvieron enclavados en conferencias dictadas así como eventos organizados al aire libre como lo fueron la peregrinación desde Playa del Carmen en barco que llevaba en forma de procesión al Santísimo Sacramento para conmemorar simbólicamente dicha llegada de la Eucaristía y quien vino acompañado por feligreses que pertenecen a diversos ministerios dentro de la Iglesia. Precedido por el acto llamado “encuentro de dos pueblos” donde se presenció un ritual maya como los que se llevaban a cabo en esos tiempos a la espera –según cuenta la tradición- de que el mismo terminara para poder dar paso a esa primera misa documentada que tanto marcaría la fe del pueblo mexicano, después de un proceso largo y costoso de evangelización. 

En este articulo no solo me quiero centrar en esos aspectos históricos aprendidos en la conferencia del Padre Armando Gonzáleza, sino en algunas reflexiones que me pude hacer en el interior de mi corazón.

La conferencia del Padre estuvo centrada en tres claros momentos: los hechos que se han documentado, los significados de los hechos y la conciencia que tenemos de esos hechos.

Los hechos que se documentaron se pueden resumir en los aspectos más relevantes de la historia: el 8 de abril de 1518 partió de Cuba una segunda expedición destinada a explorar las nuevas tierras que el año anterior se habían avistado. Capitaneaba Juan de Grijalva quien estaba encargado por los Reyes Católicos de las expediciones en las Islas del Caribe. El 4 de Mayo llegó a Cozumel accidentalmente debido a que las corrientes los desviaron de Campeche y de la Península de Yucatán en el sureste mexicano.

A los tres días de haber llegado, se celebró la primera eucaristía oficiada por el Padre Juan Díaz y Nuñez, el era un sacerdote español de origen sevillano quien fungía como el capellán de la armada española. La misa se celebra en día jueves, porque en esas fechas la tradición indicaba que se celebrara las misas en jueves y en domingo.

El Padre Juan Diaz y Nuñez, quien pertenecía a la orden de los franciscanos, no solo era sacerdote sino que era el cronista de la expedición, por eso es que se puede afirmar que es la primera misa que fue documentada, quizás porque él así lo estimo conveniente. En ese año de 1518 la crónica fue escrita por el Padre Juan Diaz y Nuñez narrando la celebración de la primera misa en la Isla de Cozumel, que para ese entonces era parte de la India. Entre 1520 y 1522 en tan solo 2 años la crónica del Padre Diaz y Nuñez tiene 5 ediciones en diferentes idiomas, podemos interpretar que porque fue algo de mucha trascendencia no solo para el pueblo español, sino para el pueblo mexicano.

El Padre Diaz acompaña al año siguiente a Hernán Cortez y se queda como primer párroco diocesano en la ciudad de Tlaxcala, cerca del Estado de Puebla. El Padre Díaz es quien da testimonio sobre lo qué pasó a través de su crónica y posterior ejercicio ministerial. 

Pero existen ciertos elementos que estuvieron alrededor de esa primera misa que nos ubican en el contexto histórico en que se celebró, que merece la pena mencionar. Los españoles estaban teniendo contacto por primera vez con la civilización más importante del continente americano que era la civilización maya. Entre 1492 y 1518 se había detenido la exploración en las Islas del Caribe.  Cuando llegan los españoles a las Islas les llama la atención el estado tan primitivo de los indígenas caribes, por esta razón para los españoles fue impactante encontrarse a este tipo de pobladores mayas que tenían construcciones tan avanzadas y estaban muy organizados socialmente entre otras cosas. Recordemos que los indigenas del Caribe se llamaban “caribes” porque comían carne humana.  Por ello, fue un enorme contraste para los españoles ver a un indígena del caribe al lado de un indígena maya y a su vez con un soldado español. Eran tan inocentes los indígenas del caribe, que tocaban el filo de las espadas y no se daban cuenta que cortaban. No tenían arte ni desarrollos técnicos entre otras cosas que si tenían los indígenas mayas.

Por tal motivo, los españoles tenían esa imagen de los indigenas como personas en condiciones muy limitadas de desarrollo. De allí el impacto que les produce acercarse a este territorio poblado por los indigenas mayas quienes eran sumamente avanzados en comparación con los caribes. Los españoles les ponían nombres que en su mundo les era familiar: así que a los pobladores mayas los llaman “pobladores del Cairo”, porque era la ciudad más rica del mediterráneo que es con quien los comparan. Eso demuestra la percepción que les causó esa primera impresión al entrar en contacto con esta cultura indígena tan avanzada con sus construcciones de piedra en forma de torres (pirámides) por lo que se percatan que están en un mundo muy distinto al de las Islas del Caribe, la civilización maya, una muy alta civilización. 

Esto marca la manera de entender al nuevo mundo. Los mayas observan y conocen a estos emisarios del rey lejano y se mezclan muchas circunstancias para que se diera a cabo este gran proceso de evangelización.

Al frente de estas islas del Caribe, después de unos años del arribo, llegan sacerdotes religiosos franciscanos enviados por el Cardenal Cisneros, para que ellos llevaran a cabo la conducción de las Islas del Caribe. Eran monjes contemplativos dedicados a las tierras y cultivos. Ellos buscan defender y liberal a los indígenas de la esclavitud a la que habían sido sometidos y se les enseñan proyectos creativos como sembrar y cultivar. Se les da un proyecto económico y se busca corregir los abusos en que se había incurrido. 

Esta primera misa documentada que se celebró hace 500 años en Cozumel rebasaba la conciencia de los hechos que tenían sus protagonistas. Los tripulantes quizás traían otros planes humanos y otras metas. Asistieron a ella los 240 tripulantes de los 4 barcos y los indígenas como testigos curiosos. Todos tenían otras perspectivas y quien sabe lo que cada uno traía en el corazón. Los que asisten eran “migrantes” que habían dejado su tierra en busca de nuevas oportunidades, eran los primeros buscadores del sueño americano que se atrevieron a cruzar el enorme océano en frágiles naves y en duras condiciones con tal del evolucionar. Lo mismo que hoy en día hemos hecho todos los que hemos migrado. Ellos cruzaron el océano atlantico y asumieron los retos y las amenazas características de estas tierras de selva, como lo son un calor extremo, infinidad de variantes de insectos y moscos, animales de la selva y un sin fin de condiciones agrestes, pero no importaban los riesgos para llevar a cabo esos planes humanos detrás de los cuales había un plan divino.

Todos estos planes que a simple vista parecían ser planes humanos centrados en la economía, el poder, las riquezas y la conquista de las tierras en un imperio donde el sol no se ocultaba por lo extenso del mismo, pero donde a su vez, Dios se estaba valiendo para implementar un amoroso plan en su designio divino. 

Cozumel fue el observatorio donde Él diseña la llegada del Señor a estas tierras mexicanas. De Jesús real y presente en las especies consagradas, en la palabra de Dios que se proclamó, en la oración de la Iglesia que se elevo a Dios Padre muy a pesar de los presentes. 

Con todo este contexto histórico y las grandes dificultades que pasaron los dos grandes protagonistas de esta historia para que se pudiera llevar a cabo esa primera misa donde Cristo con su presencia santificadora a través de la consagración del vino –su sangre- y el pan –su carne- no puedo más que pensar como ese gran choque de trenes culturales dio paso a algo tan grande y trascendente para la vivencia de la fe del mexicano que hoy seguimos viendo. Dos pueblos, dos mundos tan diferentes pero que se encontraron en un momento histórico tan lleno de diferencias culturales, ritos, costumbres, educación, idiomas, pero tan lleno de verdad para dar paso al Rey del amor, para dar paso entre ellos a Cristo redentor.

La reflexión que pude tener en mi corazón después de escuchar la conferencia del Padre Armando Gonzáleza, fue el pensar que esa es la misma dificultad –en esencia- que estamos viviendo hoy los cristianos que queremos seguir a Cristo, pero sobre todo llevar a Cristo al corazón de otros. Que cada mañana nos levantamos con el deseo de que otros conozcan y experimenten el amor de Dios, a través del amor que nos expresó su hijo Jesús en la cruz. Y como nos topamos con las dificultades de un mundo paganizado, donde existe también este choque de trenes, donde podemos a veces sentir que existe una enorme diferencia no solo cultural, sino donde esas tradiciones que hemos heredado de los primeros cristianos se han ido perdiendo en las nuevas generaciones creando un enorme abismo.

Sin embargo, el contexto histórico marcado de tantas diferencias, no solo me llama en lo personal a seguir entregando amor, sino que debe motivarnos a continuar con nuestros ministerios y apostolados para que otros conozcan ese amor de Dios. Y si uno solo lo conoce, todo ha valido la pena.

La misa, esta primera misa celebrada en México, así como en diferentes lugares tuvo que haberse celebrado en medio de muchas dificultades históricas y procesos difíciles de ajustes y cambios, lo que debe llevarnos a crear una gran conciencia del gran don que Cristo nos ha dejado. Un momento donde el sacerdote rememora la muerte y resurrección de Cristo, y donde nosotros no solo recordamos la vida y muerte de Cristo, sino que rememoramos su muerte en la cruz y su resurrección para que nosotros tengamos no solo una vida plena en esta tierra, sino que podamos acceder al cielo.

La misa es un don que Cristo nos ha dejado, porque Él quiso quedarse con nosotros en forma de pan y vino. Es el mayor don que podemos tener nosotros los cristianos y debemos de valorarlo grandemente. No solo por el ofrecimiento que Cristo hizo en la cruz por nosotros, sino también al pensar en el enorme costo y sacrificio que tuvo para los primeros cristianos traernos este hermoso don a tierras americanas. 

Fuente: datos recabados en la conferencia dictada por el P. Armando Gonzáleza impartida el 4 de mayo de 2018 en el marco del Congreso Eucarístico organizado por la Prelatura de Cancun Chetumal por el motivo de la celebración de los 500 años del la primera misa documentada en Cozumel, México.

Psicología Católica Integral®
http://www.psicologiacatolicaintegral.com
mvallenilla@psicologiacatolicaintegral.org
Facebook:Psicologia Católica Integral

Instagram:mercedes.vallenilla                                                                        Twitter:mvallenilla1                                                                                           Linkedin:Mercedes Vallenilla                                                                                              YouTube: Mercedes Vallenilla

Cápsulas grabadas en Cozumel:

 

Todos los Derechos Reservados. Todo el contenido de este artículo está protegido bajo la ley de derechos de autor. Cualquier reproducción del mismo, debe de ser citando la fuente original del autor.

Todos los materiales contenidos en este sitio incluyendo, pero no limitado a texto, logotipos, contenido, imágenes [animadas y estáticas], iconos, videos y fotografías, entre otros están protegidos por las leyes de Derechos de Autor tanto nacionales como internacionales.

En relación con todo lo contenido en el sitio, se prohíbe la reproducción, uso, copia, impresión, distribución, publicación, traducción, adaptación, reordenación y cualquier otro uso o modificación total o parcial de los datos y obras contenidos en esta página o su contenido por cualquier medio y de cualquier forma. El material podrá ser utilizado sólo para uso personal, no lucrativo ni comercial citando la fuente original del autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s