La Inmadurez Afectiva

La dimensión afectiva es el termómetro de la madurez humana. Se puede ser una persona con un alto coeficiente intelectual o con un enorme y musculoso cuerpo o con unas creencias espirituales teológicas pero ser inmaduro afectivamente a la vez. En esta oportunidad podremos ver algunos indicadores de la inmadurez afectiva así como algunas pautas para poder identificar las áreas de oportunidad al respecto.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Norma Valiente dice:

    Me ayudó bastante este artículo, justo en este momento que me siento con las luces bajas. Me siento pequeña. Gracias

    Me gusta

    1. Sentirnos pequeños nos hace un bien porque nos postra como criaturas necesitadas de Dios. Mucho Animo. Dios te bendiga

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s